Sauna tradicional vs sauna de infrarrojos

La mayor parte de los usuarios de sauna utilizan la sauna tradicional y la sauna de infrarrojos para los mismos beneficios, relajarse, disminuir ciertas dolencias físicas, sudoración… Pero existen grandes diferencias entre estos dos tipos de saunas, si usted esta pensando adquirir una sauna tenga en cuenta las diferencias entre ellas dos.


Saunas de infrarrojos

La sauna de infrarrojos consta de un habitáculo generalmente fabricado en madera donde se instalan elemento de infrarrojos repartidos en su interior, estos elementos emiten radiación infrarroja con una longitud de onda de 7 a 12 micras que es lo más parecido a la luz natural del sol, esta radiación penetra en los tejidos de la piel y se utiliza para tratamientos localizados como el alivio de dolores musculares. La temperatura de funcionamiento de esta sauna se sitúa entre los 35ºC y 50ºC lo que produce sudoración y ayuda a la eliminación de toxinas. La sensación que tendrá dentro de una sauna de infrarrojos es la misma que se siente al recibir los rayos del sol sobre su piel. La duración de la sesión en saunas de infrarrojos es de 30 – 45 min.


Sauna tradicional

La sauna tradicional consta de un habitáculo fabricado en madera blanda duradera donde se instala un calefactor eléctrico o de leña que genera temperaturas de 80ºC a 100ºC, su finalidad es calentar el habitáculo hasta llegar a calentar el cuerpo entero subiendo la temperatura corporal 1ºC y produciendo una enorme sudoración que elimina hasta un 20% de nuestras toxinas, estos beneficios están sobradamente demostramos como vimos en este articulo.

Estas saunas pueden instalarse en el interior de nuestra vivienda o en el exterior con fabricaciones adecuadas en cada caso. Las saunas tradicionales son a día de hoy las utilizadas en los sitios especializados como son gimnasios, hoteles, balnearios… debido a sus amplios beneficios, sencillez de utilización y fácil mantenimiento. La duración de la sesión en saunas tradicionales es de 8 – 15 min.


Conclusión

Dejando a un lado la disponibilidad que tenga en su vivienda para instalar una sauna y el presupuesto del que disponga, si lo que necesita es el tratamiento localizado de algún dolor muscular o el simple placer de recibir radiación solar «sin sol» la mejor opción es una sauna de infrarrojos, pero si lo que desea es recibir una termo-terapia mas minuciosa y de gran alcance no se lo piense más y elija una sauna tradicional.

Share this post

Related products

Comments (0)

No comments at this moment